Páginas vistas en total

domingo, 16 de julio de 2017

25 años del atentado de Tarata,


Homenaje a mi papá

Querido papito:

Hoy, se cumplen 25 años de tu partida. Tan brusca, tan injusta e incomprensible. Cuando era niña soñaba con una vida completamente distinta a la que he vivido hasta el día de hoy. Soñaba con crecer contigo mi mamá y mi hermano a mi lado, en nuestro hogar. Soñaba con que tendría una vida feliz. Pensaba que crecería rodeada del gran amor y seguridad que tú y mi mamá me daban.

Papito... tú sabes muy bien que todo esto no fue así y que mis sueños fueron rotos en pedazos y pisoteados miles de veces. Lo frágil e impotente que me he sentido tantas veces. Y lo mucho que te extraño y añoro. No sé si has visto todo lo que hemos vivido... preferiría que no. Pero si lo has visto... solo tú sabes... lo que ha sido vivir sin ti todos estos años. Sin tu amor, sin tu protección, sin tu cariño inmenso, sin tus abrazos, sin tu risa. ¿Cuántos besos y abrazos tuyos no he tenido en 25 años? ¿Cuántas palabras de cariño que no pudiste decirme? Nunca pude conocerte siendo adulta ni hablar contigo... Ni pudiste estar en los momentos más importantes de mi vida... no me viste terminar el Nido, ni graduarme en el colegio, ni pudiste bailar el vals conmigo cuando cumplí quince, tampoco estuviste en mi Primera comunión, ni pudiste estar en mi primera obra, ni estarás ahí si me caso o si tengo hijos que serán tus nietos... tampoco estuviste cuando me dio varicela, ni cuando no quería ir al colegio, ni cuando hubo gente que me trató mal... no estuviste ahí para defenderme como hubieras hecho si vivieras...
  
Nunca voy a entender por qué te arrancaron de mi vida de esa manera, y nunca voy a poder llenar el gran vacío que dejaste al irte... jamás. No solo en mí sino también en mi mamá y mi hermano. En las personas que te quisieron de verdad. En tu mamá que aún te recuerda. 

Parece mentira que ya pasaron tantos años... muchos más de los que tenía cuando te fuiste... a veces parece una ilusión el haberte podido decir papá alguna vez...

A veces cuando recuerdo todo me siento devastada... completamente rota por dentro e incapaz de vivir... pero a pesar de todo trato de seguir adelante... espero algún día volver a abrazarte y que sepas cuanto te quiero y toda la falta que me has hecho, toda la falta que me haces, porque eres irreemplazable. Porque tú eres irremplazable... Espero que aún sigas recordándome... Mientras siga aquí, voy a seguir luchando como he hecho desde el instante en que supe que ya no estabas aquí... voy a cumplir mis sueños como te prometí... voy a tratar de ser feliz... para que tu partida no sea en vano...

 Sé que tu quisieras que yo sea feliz... y verme sonreír... Sabes que cuando te fuiste prometí no sonreír nunca más, pero ahora te prometo que voy a tratar de recuperar mi sonrisa... 25 años después... voy a tratar de hacerlo papá... aunque a veces solo quisiera llorar... voy a tratar de sonreír de verdad, otra vez...Tu y mi mamá me enseñaron lo que es querer de verdad... lo que es ser honestos y leales... me enseñaron muchas cosas que guardo en el corazón aunque tenga pocos recuerdos de nuestros años juntos... Sé que siempre fuiste una persona sincera, un buen padre, un buen esposo, que amabas a tus padres, que eras un hombre muy inteligente, trabajador y bromista... que tenía ojos sinceros color miel... que tu sonrisa era verdadera y hermosa...

Gracias por todos tus cuidados, por todo tu amor, por cada instante en el que te esforzaste por nosotros, por soñar con tenerme, por cuidarme, por protegerme y quererme tanto... tú siempre me quisiste... gracias por las veces que jugaste conmigo, por tus lindos dibujos... por todos los cuentos que me contaste, por tu ilusión de padre,  gracias por los seis años que estuviste a mi lado... gracias por tu vida papito querido... le doy gracias a Dios porque tú eres mi papá... siempre le daré gracias por eso...  aunque no comprenda por qué permitió que te fueras de esa forma... Aún no entiendo cómo he podido sobrevivir hasta este día... Papá... ha sido demasiado... demasiado... Tú merecías envejecer junto a nosotros y ver crecer a tus hijos... merecías cumplir hasta el último de tus sueños...

Solo quisiera verte de nuevo y abrazarte una vez más... volver el tiempo atrás...  pero no puedo... solo puedo seguir luchando por la vida papá... por creer en la paz y en los sueños... 

Te amo inmensamente papito mío. Hoy y siempre...

Tú hija. 

Marilú. 
Este dibujo lo hizo mi papá. Estamos los cuatro juntos.




Mi papito y yo.












No hay comentarios:

Publicar un comentario