Páginas vistas en total

domingo, 16 de julio de 2017

25 años del atentado de Tarata,


Homenaje a mi papá

Querido papito:

Hoy, se cumplen 25 años de tu partida. Tan brusca, tan injusta e incomprensible. Cuando era niña soñaba con una vida completamente distinta a la que he vivido hasta el día de hoy. Soñaba con crecer contigo mi mamá y mi hermano a mi lado, en nuestro hogar. Soñaba con que tendría una vida feliz. Pensaba que crecería rodeada del gran amor y seguridad que tú y mi mamá me daban.

Papito... tú sabes muy bien que todo esto no fue así y que mis sueños fueron rotos en pedazos y pisoteados miles de veces. Lo frágil e impotente que me he sentido tantas veces. Y lo mucho que te extraño y añoro. No sé si has visto todo lo que hemos vivido... preferiría que no. Pero si lo has visto... solo tú sabes... lo que ha sido vivir sin ti todos estos años. Sin tu amor, sin tu protección, sin tu cariño inmenso, sin tus abrazos, sin tu risa. ¿Cuántos besos y abrazos tuyos no he tenido en 25 años? ¿Cuántas palabras de cariño que no pudiste decirme? Nunca pude conocerte siendo adulta ni hablar contigo... Ni pudiste estar en los momentos más importantes de mi vida... no me viste terminar el Nido, ni graduarme en el colegio, ni pudiste bailar el vals conmigo cuando cumplí quince, tampoco estuviste en mi Primera comunión, ni pudiste estar en mi primera obra, ni estarás ahí si me caso o si tengo hijos que serán tus nietos... tampoco estuviste cuando me dio varicela, ni cuando no quería ir al colegio, ni cuando hubo gente que me trató mal... no estuviste ahí para defenderme como hubieras hecho si vivieras...
  
Nunca voy a entender por qué te arrancaron de mi vida de esa manera, y nunca voy a poder llenar el gran vacío que dejaste al irte... jamás. No solo en mí sino también en mi mamá y mi hermano. En las personas que te quisieron de verdad. En tu mamá que aún te recuerda. 

Parece mentira que ya pasaron tantos años... muchos más de los que tenía cuando te fuiste... a veces parece una ilusión el haberte podido decir papá alguna vez...

A veces cuando recuerdo todo me siento devastada... completamente rota por dentro e incapaz de vivir... pero a pesar de todo trato de seguir adelante... espero algún día volver a abrazarte y que sepas cuanto te quiero y toda la falta que me has hecho, toda la falta que me haces, porque eres irreemplazable. Porque tú eres irremplazable... Espero que aún sigas recordándome... Mientras siga aquí, voy a seguir luchando como he hecho desde el instante en que supe que ya no estabas aquí... voy a cumplir mis sueños como te prometí... voy a tratar de ser feliz... para que tu partida no sea en vano...

 Sé que tu quisieras que yo sea feliz... y verme sonreír... Sabes que cuando te fuiste prometí no sonreír nunca más, pero ahora te prometo que voy a tratar de recuperar mi sonrisa... 25 años después... voy a tratar de hacerlo papá... aunque a veces solo quisiera llorar... voy a tratar de sonreír de verdad, otra vez...Tu y mi mamá me enseñaron lo que es querer de verdad... lo que es ser honestos y leales... me enseñaron muchas cosas que guardo en el corazón aunque tenga pocos recuerdos de nuestros años juntos... Sé que siempre fuiste una persona sincera, un buen padre, un buen esposo, que amabas a tus padres, que eras un hombre muy inteligente, trabajador y bromista... que tenía ojos sinceros color miel... que tu sonrisa era verdadera y hermosa...

Gracias por todos tus cuidados, por todo tu amor, por cada instante en el que te esforzaste por nosotros, por soñar con tenerme, por cuidarme, por protegerme y quererme tanto... tú siempre me quisiste... gracias por las veces que jugaste conmigo, por tus lindos dibujos... por todos los cuentos que me contaste, por tu ilusión de padre,  gracias por los seis años que estuviste a mi lado... gracias por tu vida papito querido... le doy gracias a Dios porque tú eres mi papá... siempre le daré gracias por eso...  aunque no comprenda por qué permitió que te fueras de esa forma... Aún no entiendo cómo he podido sobrevivir hasta este día... Papá... ha sido demasiado... demasiado... Tú merecías envejecer junto a nosotros y ver crecer a tus hijos... merecías cumplir hasta el último de tus sueños...

Solo quisiera verte de nuevo y abrazarte una vez más... volver el tiempo atrás...  pero no puedo... solo puedo seguir luchando por la vida papá... por creer en la paz y en los sueños... 

Te amo inmensamente papito mío. Hoy y siempre...

Tú hija. 

Marilú. 
Este dibujo lo hizo mi papá. Estamos los cuatro juntos.




Mi papito y yo.












domingo, 18 de junio de 2017

Feliz día papito

Hace mucho que no escribo. A veces me es muy difícil regresar a este blog y plasmar lo que siento, en los últimos meses me he sentido incapaz de hacerlo... pero de alguna manera siempre termino regresando aquí, a este rinconcito en el que puedo decir abiertamente lo que siento. 

Hoy es el día del padre y son 25 años sin mi papá... A veces es difícil imaginarlo o pensar que alguna vez tuve a mi padre al lado... Por estas fechas me siento bastante triste y este año los días previos han sido fuertes... Espero que las personas que tienen a su papá al lado, lo puedan disfrutar, incluso los malos momentos, las discusiones, porque lo tienen ahí, a su lado... disfruten de sus papás y de cada momento de sus vidas.


Carta a mi papito:


Como todos los días del padre desde que te fuiste no tengo a quien decirle feliz día papá, no tengo a quien abrazar, a quien hacerle un regalo o una tarjeta, a quien ver reír al pronunciar esa palabra que no digo hace tantos años a nadie: "papito" o "papín" como yo te decía... ¿Sabes cuánta falta me haces ahora? Demasiada. ¿Sabes cuánto te extraño?... ¿Podrás escucharme o verme? ¿Pensarás en mí? ¿Me recordarás? De los pocos recuerdos que tengo de ti, me acuerdo cuando te hicimos unas galletitas espolvoreadas de azúcar y te las regalamos en  una latita; para ti todo lo que te dábamos tus hijos y tu esposa era oro... al igual que tu sonrisa y tu cariño lo era para nosotros... o un portalápices verde, hecho de una caja de pasta de dientes forrada de papel lustre verde,en dónde ponías tu portaminas. Te lo hice  en el nido y lo usabas siempre mientras trabajabas en tus planos como veo en una foto que mi mamá guarda en un álbum dedicado a ti... estás ahí sentado, trabajando, rodeado de planos, esforzándote siempre para darnos lo mejor... 

Me acuerdo también cuando me hacías dibujitos, cuando me llevabas al nido, jugabas conmigo y mi hermano... y recuerdo que eras un papá amoroso, dedicado, bueno, trabajador, el mejor padre que pude haber tenido... doy gracias a Dios por ti... por todo el cariño que me diste y dejaste en mi corazón, por tus abrazos, besos, risas, caricias, por tus cuidados, porque me quisiste tanto, por todo lo que nos diste con  tanto esmero y mucho amor... 

Si tan sólo pudiera volver el tiempo atrás y verte una sola vez más, sería inmensamente feliz, pero sé que no es posible... sólo te seguiré viendo cuando vengas a mis sueños, en los que a veces te puedo ver claramente y pocas veces tengo la dicha de poder abrazarte...


Me imagino ¿cómo habría sido mi vida contigo a nuestro lado? Creo que muy distinta... todo hubiera sido tan diferente...  


Me siento orgullosa de ti papá querido y siempre te voy a llevar en el corazón. No existe un día en el que no te recuerde ni te añore y tal vez nunca lo exista porque el vacío que dejaste no se llenará jamás con nada. Tu amor no se borrará, aunque tu recuerdo no sea nítido porque solo tenía 6 años cuando te fuiste, cuando te arrancaron de mis brazos... cuando me quebraron el corazón... pero yo te prometí que voy a seguir adelante y a pesar de todos los obstáculos y tropiezos que he enfrentado hasta ahora... cada día lucho por albergar esperanza en el corazón para que tu te sientas orgulloso de mí y me veas ser feliz aquí, para que sepas que intenté seguir las cosas buenas que me enseñaste con tu ejemplo... Este lugar, es mi homenaje para ti papito Toño porque mereces ser honrado y recordado siempre y yo siempre voy a tenerte en mi memoria y en mi corazón. 


Te mando un abrazo muy fuerte hasta el cielo. Mándame muchas fuerzas para poder seguir con esta vida, en la que tu haces falta... y para poder cumplir mis sueños, para mantener la esperanza, que es lo más importante... 


Te quiero mucho, para siempre.


Marilú.


Mi papito y yo.



jueves, 9 de junio de 2016

Serie Nuestra historia

Quiero agradecer a todos los que han trabajado en el capítulo 54 de la serie "Nuestra historia" en dónde ocurre el atentado de Tarata. Fue muy conmovedor ver  en ficción ese hecho, contado de una manera tan respetuosa e impecable. Ver la desesperación de  un padre (interpretado por un gran actor que ya no está con nosotros) buscando su hija perdida y ver como se logran encontrar en un abrazo eterno al ver que ella está ilesa y no estuvo en el atentado. Sin embargo su hogar está destruído, y las vidas de muchos de sus vecinos, que si tuvieron la desdicha de estar ahí, se han terminado...

Esa misma desesperación y muchas de las cosas que se ven en el capítulo la vivió mi familia al buscarnos a mi mamá, a mi mi hermano a mi papá y a mí en hospitales sin saber nada de nosotros y rogando que estuviéramos bien... mientras nosotros  estábamos atrapados en el edificio. Mi mamá estaba gravemente herida desangrándose, yo con solo seis años me asfixiaba  y mi hermano  de once años igual...   nosotros nunca pudimos volver a abrazar a mi papá porque murió instantáneamente luego de la segunda explosión... la última vez que lo vimos con vida fue cuando luego de la  explosión de la primera bomba,  el nos dijo que nos quedemos en el departamento y el salió a ver si que había sucedido pero nunca más regresó porque su vida se apagó con la segunda bomba... al igual que nosotros hubo muchas personas que también perdieron a sus seres amados...

Gracias por recordar a mi padre como una de las víctimas fallecidas. Lo hicieron con estas palabras: "...El Ingeniero Villanueva, quien nos saludaba siempre tan educado. Sus niños están heridos. Una familia feliz desecha y como ellas tantas otras. ¿Hasta cuándo tanta maldad?"...
Gracias por esas palabras para él y por la expresión al recordarlo, plasmando que mi papá era una persona apreciada y respetada... como pasaba en la vida real... 
Gracias por recordarnos y recordar a otras personas que perdieron la vida... gracias por recordar en una ficción a algunos de los protagonistas reales de ese terrible capítulo de nuestras vidas y de la historia de nuestro país. Felicidades a todos por su impecable trabajo... Fue muy conmovedor ver esto... "Alguien" me contó que habían mencionado a mi papá y me sorprendió... al verlo y oírlo me llegó al corazón... 

Siempre hay que recordar y ser conscientes de lo que hemos vivido para que no se repitan este tipo de hechos... mientras haya una sola persona que lo haga... existe esperanza... 

El próximo Domingo es el día del padre. Esto me ha conmovido mucho. Lo tomo como una señal de parte de mi papá, para decirme que siempre está presente y darme fuerzas.

En el siguiente enlace pueden encontrar mi testimonio completo, que es bastante extenso y detallado. Lo publiqué en en el 2012 en este blog, cuando se cumplieron 20 años del atentado de Tarata. 

Aquí esta el enlace del post: 

http://cenizasenlaoscuridad.blogspot.pe/2012/03/mi-historia.html

Gracias por leerme...

Marilú Villanueva.








Pedido sobre contenido de mi blog.

Por favor pido que no por favor no copien y peguen el contenido completo de mi mi blog y lo publiquen en otros blogs ya que el contenido es de mi autoría.

Agradezo que compartan mi blog pero pido que solo lo hagan compartiendo los enlaces de mis posts. 

Gracias

Reportaje sobre mi testimonio. Programa abre los ojos.

Reportaje que me hicieron en el 2012 en el programa Abre los ojos. Agradezco a Marisel Linares, el haber hecho este reportaje con mucho cuidado y haber hecho tan buen trabajo. 

*Solo quiero aclarar que en el mismo se menciona que mi hermano estuvo herido y mi mamá estaban graves. Solo mi mamá estuvo grave.



domingo, 5 de julio de 2015

Un sueño con mi padre... Julio, mes de recuerdos...

Julio... mes de recuerdos...  Cada año vivo este mes pensando y recordando muchas cosas... cuando trato de no pensar, mis sentimientos afloran en mis sueños y revelan lo que hay en mi subconsciente... 

Días antes de que empiece este mes, pero como una especie preparación previa para su llegada empecé a tener sueños sobre mi papá... pero hay uno que fue muy intenso:


Estaba yo en medio de un sueño en el que se me aparecieron dos personas y yo les dije que deseaba regresar al atentado. (A menudo me suceden este tipo de cosas cuando sueño, en las que yo decido a dónde ir, o qué hacer pero cuando se trata del atentado mi subconsciente no me permite soñar voluntariamente). Estas dos personas me dijeron que aún no era el momento y yo insistí. Les pregunté ¿quiénes son ustedes? y me dijeron que eran ángeles. Eran una niña y una mujer. Con ambas atravezé el ascensor del ex edificio en el que vivía en Tarata y al igual que en otro sueño muy vívido que tuve antes de publicar mi blog, vi la puerta de mi departamento con mucha claridad y luego me vi adentro de él. Este sueño fue muy parecido a ese, pero en aquella vez ví a mi papá, a mi mamá, a mi hermano y  a mí en la sala. Mi papá y mi hermano estaban sentados en la mesa y mi mamá y mi yo de 6 años de pie. Pero en este sueño no estaba yo de niña. Solamente mi yo adulta que observaba todo sin ser vista, igual que en la vez anterior.  En ese momento ví a mi papá y me aproximé a él. 

Acercaba mi rostro al suyo tratando de expresarle mi cariño aunque el no pudiese verme. Luego sentí que algún mal recuerdo del atentado podría venir y les dije a las dos personas que me habían llevado que ya no quería volver al atentado y que ahora solo quería despedirme de mi papá. Entonces, volví a la mesa del comedor y empecé a hablarle. Le dije muchas cosas, recuerdo que mientras empezaba a hablarle el me iba entendiendo, ya no era invisible para él. Le conté muchas cosas que habían pasado en su ausencia,  le dije que nunca lo habíamos olvidado, que siempre estaría en mi corazón, le dije acerca de los logros de mi hermano, le dije que mi mamá nunca se casó y que nunca lo olvidó, le conté cuáles eran mis sueños, que no se preocupara y que me iba a esforzar por alcanzarlos... Mientras le iba hablando veía que sus ojos se llenaban de lágrimas. Luego lo abracé y le hablé de todos sus nuevos sobrinos que habían nacido en su ausencia... después lo abracé muy fuerte y yo gritaba llorando, como no queriendo soltarlo: 

-¡Papá! ¡Papá!

Eran gritos desgarradores, llenos de dolor, era como transmitirle la falta me había hecho durante todos estos años, y compartir por primera vez esa inmensa tristeza con él... luego le dije que era mi cumpleaños... y un momento después le dije que ya tenía que irme, que lo quería...


Luego desperté, en mi sueño ya sentía que iba a despertar y por eso me despedí... desperté en medio de lágrimas y luego seguí llorando un rato... fue algo muy fuerte, pero muy hermoso. Fue completamente vívido y real. Pude verlo tal y como era, pude acariciar su rostro, sentir su barba a medio crecer... ver sus ojos... pude tener a mi padre en frente y sentirlo tan cerca de mí, luego de tantos años... y justo en mi cumpleaños... 


Luego en este mes de Julio he vuelto a soñar cosas sobre ese tema, pero no han sido cosas bonitas... es un mes muy cargado emocionalmente... porque me pongo a pensar en que era el último mes en que el vivió. Mientras más cerca está la fecha, los recuerdos se vuelven más fuertes y frecuentes... pero es parte de mi vida que eso ocurra... Sin embargo, ese sueño que tuve me cargó de fuerzas y me llenó de energía. Sé que aunque mi papito no esté físicamente a mi lado, realmente su amor si lo está, y permanecerá en mi corazón.Toda su dedicación, su esfuerzo, su ternura de padre, su protección, sus enseñanzas, todo eso lo voy a tener siempre conmigo, aunque hayan muchos recuerdos que son borrosos porque yo era pequeñita... de todas formas dentro de mí hay algo que me hace sentir, que me hace saber que soy especial para mi papá, que tuve y tengo su amor incondicional y que allá en el Cielo el estará deseándome lo mejor siempre. Sé que él quiere que sea muy feliz y que realmente logre realizarme como persona, que cumpla mis sueños y que en mi historia ganen la vida, la esperanza, la paz y la Fe. Él siempre velará por mí, por mi mamá y por mi hermano. Y sé que no estoy sola porque tengo a Dios, que siempre se ha hecho cargo de mí, que me ha cuidado, y que ha provisto para nosotros, a pesar de toda dificultad, jamás nos ha dejado, porque Dios es un padre fiel y bondadoso.


Ha habido personas que últimanente me han preguntado si ha valido la pena todo... si la vida vale la pena, si mi vida vale la pena... y creo que la respuesta es sí. A pesar de todo lo vivido, de todo lo malo... que no ha sido poco... mi vida, la de mi mamá y la de mi hermano siempre valdrán la pena. 


Siempre vivir vale la pena porque siempre tienes un día para dar lo mejor aunque el anterior no haya sido tan bueno. Vale la pena porque tienes nuevas metas y cosas por las cuáles luchar, porque es cierto que puedes sufrir muchas decepciones y es muy cierto que lo que pasó rompío mi mundo en pedazos, pero también es cierto que tuve la fuerza de reconstruirlo, y esa reconstrucción sigue en proceso porque aún no he alcanzado ni un 10% de lo que me he propuesto lograr en la vida.  Y algo que sí siento es que el haber pasado por cosas tan fuertes le dio otro sentido a mi visión de las cosas y de la vida. Mi vida tiene un propósito y no soy nada perfecta, pero si soy consciente de que tengo algo importante que hacer con los años que tenga aquí. No puedo volver el tiempo atrás y cambiar mi pasado... pero si puedo aprovechar el tiempo que tengo.Tal vez haya cosas que haya tenido que postergar por las circunstancias que he tenido que pasar, pero siempre voy a creer en que pase lo que pase, voy a lograr mis sueños. Y siempre confiaré en que hay que tener  esperanza, en que hay  que valorarse y no dejarse vencer nunca.


Sé que mientras dure este mes seguirán mis recuerdos más duros... pero yo seguiré adelante como siempre... dispuesta a lograr todo lo que me proponga, así caiga, me seguiré levantando, así llore, seguiré ríendo, lo único que no haré es darme por vencida...


Gracias por leerme.

Marilú.


martes, 15 de julio de 2014

22 años del atentado


Ya son 22 años... el tiempo pasa muy rápido... estos últimos días han sido bastante difíciles... los recuerdos vienen a mi mente como siempre cuando se acercan estas fechas, pero pese a lo que algunas personas me dicen... creo que es importante para mí tomarme el tiempo para recordar y pensar... pensar en el padre al que perdí y en la pesadilla que vivimos esa noche... una pesadilla que fue real... Pero también es importante pensar en todo lo que he vivido... cada año hago lo mismo. 

No me siento como para escribir mucho hoy, pero si creo que es importante reiterar que nosotros, cada uno de los que estamos acá vivos, debemos luchar por la paz de nuestro país y por que esta historia no se repita nunca en ningún lugar. No ignoremos el dolor de los demás. No cerremos los ojos a lo que vivimos en el Perú o en el mundo. Por favor, unámonos de verdad para salir adelante. En la vida es importante lograr cosas para nosotros, pero también es importante pensar en como nuestras vidas pueden dar o quitar algo los demás. Un solo gesto de amor puede cambiarle la vida a alguien. No olvidemos... unámonos para que nuestro país viva en paz. 


Quiero darle las gracias a Dios por un año más de vida, por mí, y por todas las personas que sobrevivimos al atentado y que le de fuerza a todos los familiares de las personas que fallecieron esa noche. No pierdan la esperanza, estamos juntos todos... desde aquella noche que nos unió... que cada víctima que perdió la vida descanse en paz y que los que estamos aquí tengamos el valor, la motivación, la entereza y el coraje para seguir caminando con el corazón lleno de vida y Fe... a pesar del gran dolor que hemos vivido... y que nos acompaña en nuestra lucha diaria... 


Gracias Dios mío por tu amor y por tener a mi amado papá a tu lado, gozando de tu presencia. Gracias porque eres justo, proteges a tus hijos y nunca nos abandonas...



Gracias por leerme.

Marilú.