Páginas vistas en total

sábado, 15 de junio de 2013

Carta para mi papá

Querido papito:
 
Hoy se cumplen 20 años en los que no te he tenido a mi lado para celebrar el día del padre. 
Para mí, esta es una fecha que casi pasa desapercibida. Solo la recuerdo porque a veces la gente habla de que se viene ese día o por las propagandas en la televisión, revistas, etc, pero prefiero no pensar en ella... 
Sin embargo, hoy sentí la necesidad de expresar muchas cosas que he sentido en los últimos días. Hoy hace 20 años te habría hecho algún regalo en el Nido o una tarjeta que tu guardarías con tanto amor y te prepararíamos algo en casa para que estés contento... 
Quiero contarte que este año es especialmente difícil, no solo porque te voy a extrañar a ti, sino porque como sabes, tu papá, mi nono, ya está con Dios y contigo. Se fue de pronto y ha sido muy difícil... ya no está aquí para hacernos reír con sus bromas o contarnos alguna de sus tantas historias... seguro ahora te las cuenta a ti, su hijo con el que ha podido reencontrarse luego de tantos años. Eso me consuela pero su ausencia se siente...
 
Quiero contarte muchas cosas... papito. Ya no soy la niña de 6 años que dejaste cuando te fuiste.  Ahora, soy una mujer. 
Tengo muchos sueños papito, y en cada paso que doy siempre estás presente en mi corazón. Espero cumplir cada uno de ellos, con la ayuda de Dios, que es mi Padre. Pero te confieso que a veces es difícil, porque desde que te fuiste no he dejado de extrañarte ni un solo día... Quisiera poder vivir un día más a tu lado, y abrazarte, escucharte hablar, que me des consejos, que me enseñes tantas cosas, eras tan inteligente y talentoso... quisiera ver tu sonrisa, quisiera haber podido celebrar mi Primera comunión contigo, o mis quince años, o mi graduación, o cualquier cosa que logré o pueda lograr... quisiera que hubieses estado allí en cada momento de mi vida... quisiera oír tus aplausos... y que me veas luchar por mis sueños... quisiera tenerte a mi lado si algún día me caso, que me lleves del brazo, que pudieras conocer a tus nietos si tengo hijos...
 
Papá, amado, te quise tanto, y te quiero tanto aún... te recuerdo como a un padre maravilloso, amoroso, trabajador y dedicado todo el tiempo a tu hogar, a nosotros... Eres mi orgullo. Tú sabes lo que vales para mí. Y tú sabes todo, cada cosa... Es difícil y duro pensar que ya van a ser 21 años sin ti. 21 años en los que no has estado aquí. Tantos meses, semanas, días, minutos, segundos, cada instante sin tí... He tenido y tengo que ser muy, pero muy fuerte... pero no te preocupes... soy tu hija. Y soy hija de la maravillosa mujer que amaste tanto. Yo voy a seguir adelante siempre y a  cumplir todos mis sueños. Porque por algo me quedé aquí, por algo no me fui contigo, me quedé por una razón importante... Y cuando te vuelva a ver, te voy a contar todo lo que hice, y quiero verte sonreír y ser digna de que te sientas orgulloso de mí. 
Espero que pases un día maravilloso, en ese lugar tan lindo en el que estás... con Dios, con todo lo hermoso que hay en el Cielo. Pero no olvides que aquí en la Tierra te mandamos muchísimo amor. Y que no importa cuanto tiempo pase... jamás voy a olvidarte. Tu recuerdo siempre estará conmigo. Te mando el abrazo más amoroso que pueda haber y muchísimos besos, también a mi nono y a mi abuelito materno. Sonrían, celebren, y sepan cuanto los queremos. 
Te amo papito. Te amo con todo el corazón. Nunca lo olvides. Y vela por mí, como siempre. Dame fuerzas. Nunca le dejaré de dar las gracias a Dios porque tú eres mi padre. El mejor... definitivamente...
 
Tu hija que te ama:
 
Marilú.

1 comentario: